MÁSTER OFICIAL EN SEXOLOGÍA

Educación Sexual y Asesoramiento Sexológico

BLOG

Sobre el fetichismo y lo peculiar

Hace apenas unas semanas nuestro alumnado de primer curso del Máster Oficial en Sexología disfrutó de una Masterclass impartida por la sexóloga Arola Poch, que nos habló sobre fetichismos, temática en la que Arola es experta.

El fetichismo y las eróticas menos normativas, son un tema interesantísimo sobre el que reflexionar desde la Sexología, así que de partida ya teníamos todes muchas ganas de escuchar a Arola, que conoce mucho estos temas y de la que teníamos muchas ganas de aprender.

Sobre las formas de disfrutar menos frecuentes o menos normativas históricamente ha habido una visión estigmatizadora. A lo largo del siglo XIX se acuño el término “perversiones sexuales” para referirse a todas aquellas manifestaciones de la erótica no ajustadas a la norma, a lo “normal”. Pero ¿Y qué es lo normal? Pues en nuestro entramado cultural, la forma normal de disfrutar gira en torno al coito heterosexual. Es por este motivo por lo que todo aquello que se escapa a este modelo ha sido considerado a lo largo de la historia como perverso o pecaminoso para la religión y patológico o enfermo para la clínica o la medicina. 

Cartel de la película de ciencia ficción de 1958 “Attack of the 50 foot woman”, ilustrativo de la macrofilia o giantess, atracción de algunos hombres hacia mujeres gigantes o de dimensiones descomunales. 

De 1886 data el tratado Psychopathia sexualis, del psiquiatra alemán Richard von Kraft Ebing, que pretendió ser un tratado de referencia clínica, legal y médica que recogiera las enfermedades sexuales de la mente o las “desviaciones sexuales”, entre las que figuraban el masoquismo, el sadismo, la homosexualidad, el fetichismo entre muchos otros. 

También ha habido autores de referencia que han tenido unas miradas más comprensivas hacia lo menos habitual, hacia lo peculiar. Por ejemplo, Iwan  Bloch, considerado uno de los padres fundadores de la sexología o Lars Ullerstam, psicólogo y médico sueco de mitad del siglo XX cuyo libro “Las minorías eróticas” es un ensayo imprescindible para tode aquel que desee reflexionar sobre las formas de la erótica menos habituales. Y desde la Sexología norteamericana de la segunda mitad del siglo XX, Alfred Kinsey también contribuyó con sus famosos estudios a romper con el concepto tradicional de “normalidad”.

La visión de lo menos normativo como algo aparte, como algo “raro” ha permanecido siempre. En la actualidad a lo que está fuera de la norma se ha pasado a llamar “parafilia”, pero en cierto modo, la actitud sigue siendo la misma.

Desde la Sexología, preferimos hablar de deseos peculiares, de eróticas peculiares, o simplemente de “peculiaridades eróticas”. Y es que, pensamos que lo menos habitual es simplemente eso, menos frecuente tal vez pero no por eso “patológico”. Es muy interesante porque además Arola nos compartió una idea: las eróticas alternativas, como ella las llama, no son tan infrecuentes. De hecho, su próximo libro a punto de publicar se llama “Lo normal es ser raro” y es un paseo por el fetichismo, el BDSM y otras eróticas… 

Sobre lo peculiar, ha habido una visión muy estereotipada y se ha contemplado como una cuestión de blancos o negros… De extremos. De gabardinas o látigos. Pero lo cierto es, que los deseos peculiares, las eróticas alternativas son más bien una cuestión de grados y un continuo con muchos matices en las que probablemente todes podemos situarnos, en mayor o menor grado. ¿O es que lo peculiar no es un material interesante con el que construir los deseos?

Desde la Sexología, ciencia que pretende ser comprensiva, hay mucho que hacer para contribuir a cambiar la visión normativa que aun predomina nuestra visión de la erótica. Arola reflexionaba acerca de la importancia de que lo peculiar se visibilice más en los medios de comunicación y también sobre la importancia de visibilizar las eróticas alternativas desde la educación sexual para empezar a romper con la visión estigmatizadora que aun tenemos que hace que muchas personas tengan verdaderas dificultades para poder aceptarse y disfrutar de su erótica con otras personas. 

 Y es que, como sugiere Arola Poch, “lo normal es ser raro”. No se lo pierdan.

Si te ha gustado, comparte esta información:

Categorías y etiquetas de este artículo: /