MÁSTER OFICIAL EN SEXOLOGÍA

Educación Sexual y Asesoramiento Sexológico

BLOG

Sexología y América Latina

En unas semanas concluímos las clases del Máster universitário de Sexología, educación sexual y asesoramiento sexológico (titulación oficial) y el colofón lo pondrá la Dra. Jaqueline Brendler, Médica Especialista en Ginecología y Sexología y actual presidenta de la FLASSES (Federación Latino-americana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual). Hemos querido hacerle algunas preguntas sobre la Sexología en latino américa y sobre la clase que impartirá.

La FLASSES está formada en la actualidad por unas 20 sociedades de sexología de países como Brasil, México, Paraguay, Ecuador, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y España.

Como presidenta en la actualidad de la FLASSES, ¿como ves tú el panorama de la Sexología en América Latina? Tenemos la impresión de que la sexología despierta por Latinoamérica un interés creciente, año tras año tenemos cada vez más alumnado procedente de países latinoamericanos, y nos gustaría saber tu impresión al respecto (Si existe interés por la Sexología como área de conocimiento e incluso como un área interesante para enfocar el desarrollo profesional, etc.…)

Creo que cada vez más sexología está ganando reconocimiento como ciencia, dada la gran cantidad de artículos publicados en revistas científicas de alto impacto en la escena internacional, esto sucede no solo en América Latina sino en todo el mundo.

Muchos descubrimientos científicos en la era digital llegan rápidamente al público, lo que promueve la sexología y el trabajo de los profesionales en el campo. Este conjunto aumenta el número de personas que buscan profesionales en sexología para mejorar su calidad de vida, por lo que estudiar en cursos especializados con el objetivo de convertirse en un profesional que se ocupe de los múltiples aspectos de la salud sexual se convierte en un sueño para muchos.

La mayor oferta de cursos presenciales y a distancia promueve la competencia entre ellos, y los estudiantes a menudo pueden tomar más de un curso, con el objetivo de tener un conocimiento complementario, lo cual es maravilloso, porque la sexología es un área multidisciplinaria.

Nos gustaría saber también como percibes tú la demanda o necesidad de profesionales de la sexología en países latinoamericanos. Sabemos que hay mucho interés en hacer realidad la educación sexual dentro del sistema educativo, hay mucha demanda de consultas de sexología para el abordaje de dificultades sexuales, etc… Tenemos la impresión de que hay un boom en cuanto a la demanda o necesidad de la figura de sexólogas y sexólogos que aún no está cubierta en todos los lugares. ¿Cuáles son tus impresiones?

Los adolescentes reciben más clases centradas en aspectos de reproducción y anticoncepción para evitar embarazos no planificados en esta etapa de la vida, así como informaciones sobre infecciones de transmisión sexual que las clases de sexualidad, aunque el nombre del tema es “Educación para la Sexualidad” en la mayoría de los países. Además, sabemos que, en la mayoría de los países latinoamericanos, la sexualidad no se enseña en las facultades de medicina y psicología, que son las dos áreas básicas principales de los sexólogos clínicos.

Por otro lado, hay muchos más profesionales capacitados en educación sexual que las escuelas y universidades dispuestas a contratar a estos profesionales para enseñar el tema. Creo que la jubilación de los ex directores, que serán reemplazados por personas más jóvenes, con una visión más positiva de la sexualidad, creará una mayor apertura para las clases de sexualidad para adolescentes y adultos jóvenes.

El reconocimiento y la celebración del Día Mundial de la Salud Sexual, el 4 de septiembre, que ya se celebró en la mayoría de los países latinoamericanos, de una manera no reconocida por los gobiernos, pero siempre hay actividades festivas y científicas en los últimos 10 años, ha ayudado a los profesionales de salud y educación a luchar para insertar la sexualidad como educación oficial en escuelas y universidades. Por lo tanto, sigue siendo un desafío a superar en la mayoría de los países de América Latina.

Hay sexólogos que viven en pueblos pequeños, aunque no trabajan exclusivamente con sexología. En estas ciudades, las oficinas están ubicadas en casas, lo que dificulta el ingreso sin ser visto por personas conocidas, por vecinos, lo que expone a la persona y la presencia de alguna dificultad sexual.

Lo que es común es que los sexólogos que tienen una dedicación exclusiva a la sexología trabajan en grandes ciudades de América Latina, donde se preserva el anonimato de la persona al ingresar a un gran edificio, con múltiples profesionales de diferentes áreas. Por lo tanto, es común que no haya sexólogos en pequeñas ciudades de países latinoamericanos. Muchos necesitan viajar todas las semanas para consultar con un sexólogo en una metrópoli.

Algunos de mis pacientes viajan 500 km para consultar y, como todos se conocen en su ciudad, no les gusta la idea de ir a la panadería, la iglesia o una tienda y reunirse con el sexólogo y recordar su «secreto sexual» todo el tiempo, porque es un secreto abierto solo a personas raras y al sexólogo. Esta es otra razón por la cual muchas personas prefieren un profesional que vive en otra ciudad, y debe ser respetado.

En la era digital, por lo que es fácil averiguar dónde trabaja el sexólogo más cercano o hacer un tratamiento en línea. Cuando la persona pasa de la fase de negar el problema sexual a la fase de afrontamiento, irá al tratamiento con un especialista de renombre, presencial u online.

Preguntamos a Jaqueline que contenidos tiene pensado abordar en su clase, y nos cuenta que quisiera hablarnos de los siguientes aspectos:

1) la no inclusión de la sexología en el plan de estudios oficial de la Facultad de Medicina y Psicología; Estas son áreas que no existen o que son opcionales en la mayoría de los países.

2) la profesión del sexólogo no es la principal fuente financiera de la persona (hace 5 años, cuando enseñé una clase similar en Brasil y en varios países, la medicina y la psicología fue la primera fuente de ingresos para mis colegas), es decir, es una profesión secundaria y no la principal. En Brasil, que es continental, hay alrededor de 30 personas que viven de la sexología clínica, con la medicina y la psicología general como su principal fuente de ingresos. Por supuesto, muchos enseñarán (como maestros), pero solo los coordinadores de los cursos de Sexología pueden vivir financieramente del dinero del curso.

3) la falta de divulgación de los Derechos Sexuales (que son defendidos por WAS) entre los profesionales en el campo de la sexología: ha habido un movimiento creciente durante 10 años.

4) Faltan más investigaciones farmacológicas para la sexualidad femenina: la sexualidad y el cuerpo de las mujeres están menos estudiados que los de los hombres.

5) Faltan publicaciones en comparación con un grupo de control sobre los resultados del tratamiento de líneas psicoterapéuticas para disfunciones sexuales.

Tenemos gran interés por conocer todo lo que la doctora Jaqueline Brendler nos va a contar. Nos interesa mucho el panorama de la sexología en América Latina, pues sabemos que la población cada vez es más consciente de la importancia de la educación sexual y de la figura de sexólogas y sexólogos para abordar insatisfacciones y cada vez hay más profesionales formados para hacerlo.

Si vives en alguno de los países de América Latina, y te planteas la Sexología como el área en la que encaminar tu futuro profesional, nuestros másteres son una excelente opción.

 Dra. Jaqueline Brendler es médica, especialista en Sexología y Ginecología. Autora de varias publicaciones y algunas técnicas psicoterapéuticas en el campo de la sexología. Ha trabajado durante más de 20 años con Cognitiva Conductual. Ex presidenta de la Sociedad Brasileña para el Estudio de la Sexualidad Humana (SBRASH). Actualmente es presidenta de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual (FLASSES), pertenece al Comité Ejecutivo de WAS (Asociación Mundial para la Salud Sexual) y es miembro de la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM).

© Imagen principal by Isabela Kronemberger

Si te ha gustado, comparte esta información:

Categorías y etiquetas de este artículo: /