Pages Menu
TwitterRssFacebookInstagram
Categories Menu

Posted on 17 octubre 2017

Satisfacción sexual en mujeres que han sufrido mutilación genital

Satisfacción sexual en mujeres que han sufrido mutilación genital

Lucía Soraya Sánchez, es matrona, Máster e Gerontología Social y Doctora por la Universidad de Zaragoza. Además se encuentra estudiando su segundo curso del Máster Oficial en Sexología de la UCJC e IUNIVES, por lo que muy pronto añadirá la Sexología a su listado de especialidades.

Nos interesa la trayectoria de Lucía, y también la investigación en la que ha trabajado para su tesis doctoral, sobre el placer en mujeres que han sufrido mutilación genital. Le hacemos una entrevista, y nos cuenta cosas muy interesantes sobre este tema.

Ana Carmona Rubio (IUNIVES): Placer sexual en mujeres con mutilación genital ¿De dónde parte tu interés en este tema?

Lucía Soraya Sánchez: Mi interés surgió cuando empecé la especialidad de matrona y conocí en el hospital a Mauricio Tajada, un ginecólogo muy implicado en el tema y que fue pionero en hacer desinfibulaciones en Aragón y empezó a formarse en reconstrucción de clítoris. A través de él contacté con Médicos del Mundo y me inscribí como voluntaria para participar en talleres de prevención de la MGF y conocer mejor esta realidad existente.
Yo tenía intención de hacer una Tesis Doctoral sobre sexualidad femenina y tras hablar con Mauricio se despertó en mi la curiosidad de saber cómo afectaba la mutilación genital femenina (MGF) a estas mujeres para poder ayudarlas mejor en la asistencia en nuestros hospitales, consultas y ONGs, puesto que se estaban realizando reconstrucciones de clítoris y había un gran vacío de conocimiento alrededor de todo el tema.

Ana: ¿Cuál era tu idea de partida respecto al placer en mujeres que han sufrido mutilación genital y cuales han sido las conclusiones?

Lucía Soraya: Nosotros pensábamos que la reconstrucción de clítoris no era la panacea para mejorar la calidad de vida y función sexual de las mujeres que habían sufrido MGF y decidimos realizar una investigación cuantitativa (estudio observacional transversal) mediante entrevistas codificadas creadas por nosotros para saber cómo influía la MGF y otros factores psicosociales y contextuales sobre la satisfacción vital y sexualidad de estas mujeres. Nuestra hipótesis principal fue que la función sexual global de la mujer inmigrante subsahariana era independiente de la existencia o no de MGF y que había otros factores que tenían mucho impacto sobre su sexualidad, aparte de la propia MGF. Una de nuestras conclusiones fue precisamente esa. La “satisfacción sexual general” es independiente de la presencia de MGF, por el contrario, la presencia de orgasmo sí se vio disminuida aunque no la frecuencia de los mismos. Hubo mayor porcentaje de mujeres que nunca habían experimentado un orgasmo en el grupo de mujeres con MGF pero al valorar la frecuencia de las que sí los habían experimentado, fue similar en ambos grupos. También las conclusiones obtenidas nos permitieron aceptar la hipótesis de que aquellas mujeres que puntuasen más alto en las escala de malestar psicológico, ansiedad y depresión tendrían peor puntuación en la valoración de la función sexual.
Ana: ¿Cuáles son las aplicaciones prácticas que las conclusiones de tu investigación arrojan a la hora de intervenir con mujeres que han sufrido MGF?

Lucía Soraya: Las conclusiones halladas para la práctica nos ayudarán a no dar por hecho que todas las mujeres, por  tener una MGF van a tener problemas sexuales. Aquellas que refieran problemas relacionados con su sexualidad requerirán de una exploración exhaustiva, tanto física como psicológica, para averiguar si hay otros factores vitales que pueden estar influyendo sobre la vivencia de su sexualidad. Las mujeres que realmente, tras una terapia sexológica, sigan encontrando dificultades y quieran someterse a una reconstrucción de clítoris serán las candidatas idóneas. Los profesionales tenemos que conocer que la intervención quirúrgica está en el último lugar tras agotar todas las opciones previas, porque no está exenta de complicaciones y existen todavía pocos estudios para ver si realmente mejora tanto la sexualidad femenina.

En Aragón estamos elaborando un protocolo de actuación para la derivación de estas mujeres para un correcto tratamiento psicológico-sexológico o intervención quirúrgica que cambió sus líneas de acción tras las conclusiones de nuestro estudio.

Sin duda Lucía Soraya tiene mucho que aportar en este campo, pues la mutilación genital es una realidad en muchas mujeres procedentes de algunos países de África Subsahariana, y la de sus repercusiones en el placer sexual sin duda una demanda que atender.

En los Másteres en Sexología de la UCJC e IUNIVES (Oficial y a distancia), somos conscientes de que desde la Sexología se puede aportar mucho a la atención de mujeres que han sufrido algún tipo de mutilación genital. Por eso, dedicamos una clase a este tema tan interesante.