MÁSTER OFICIAL EN SEXOLOGÍA

Educación Sexual y Asesoramiento Sexológico

BLOG

Reflexiones sobre la asexualidad

El pasado lunes tuvimos el gustazo de pasar la tarde con Martina González Veiga, psicosexóloga y responsable del centro gallego de sexología Con mucho gusto!. Martina tiene un pedazo de curriculum y una trayectoria muy interesante, pero en esta clase vino a contarnos de manera específica sobre la asexualidad, un tema acerca del que existe gran desconocimiento, incluso dentro de la propia sexología. Por eso hemos querido incluir formación en esta temática dentro de nuestro máster, y no podíamos contar con mejor persona que Martina para hacerlo puesto que ella es experta en este tema y así pudimos comprobarlo en su clase, en la que finalmente se excedió generosamente de tiempo porque tenía tanto que contarnos que era imposible resumirlo en unas pocas horas. 

Te contamos algunas cosas muy interesantes que Martina nos compartió en su clase.

Parece que la asexualidad se comenzó a visibilizar en nuestro país en el 2016, a raíz de la emisión en televisión de un anuncio de colchones de una conocida marca, en la que contaron con personas asexuales. Aquí tienes el anuncio, tal vez lo recuerdes.


¿Qué es la asexualidad? Porque todavía se sigue confundiendo el concepto de asexualidad con el concepto de “tener poco deseo o ningún deseo” o con el “deseo sexual hipoactivo”. Por tanto, desde esta óptica, se había venido considerando como una disfunción sexual o una insatisfacción. Pero lo cierto es que la asexualidad no es una disfunción del deseo, sino que se trata más bien de una particularidad en la que la persona no siente atracción sexual por ninguna persona, sea del sexo que sea. Esto no significa que las personas asexuales no se encuentren interesadas en la sexualidad, de hecho las personas asexuales pueden disfrutar de la sexualidad al igual que las personas alosexuales (personas que no son asexuales), lo único es que para ellas las personas no son los estímulos inductores del deseo sexual. 

Entonces, las personas asexuales ¿se masturban? ¿Experimentan excitación u orgasmo? ¿Están interesadas en tener pareja? Son algunas preguntas frecuentes. 

En respuesta a estas cuestiones, tal como aclaró Martina en varios momentos de la clase, las personas asexuales no son todas iguales, hay mucha diversidad. Igual que no podemos decir que todos los hombres gays son iguales, o que todas las personas heterosexuales sean iguales, tampoco podemos presuponer que todas las personas asexuales son iguales o hacen las mismas cosas. Por tanto, hay muchas personas asexuales, hombres, mujeres y personas no binarias, que se masturban, y que sienten placer con ello porque pueden experimentar excitación y orgasmos igual que las personas alosexuales, o podrían no experimentar excitación u orgasmo pero igual que las personas que no son asexuales. Además, hay personas asexuales que sienten atracción romántica hacia otras personas, y por tanto vincularse de este modo con otras personas y tener relaciones de pareja satisfactorias, sea en su formato tradicional o no (relaciones de no monogamia, etc.)

Las personas asexuales reivindican la inclusión de la asexualidad como una orientación sexual más, la inclusión de la “A” dentro del LGTBIQ+, pero parece ser que por el momento, la cosa no ha estado nada fácil. Algunas personas dentro del activismo gay parece que no consideran la asexualidad como una orientación por considerar que es un colectivo que no ha sufrido discriminación, lo cual no es cierto, según nos comenta Martina. Ella misma, en su consulta ha trabajado con personas asexuales que han sido estigmatizadas por el mero hecho de serlo. La asexualfobia es una realidad.

Incluso dentro de la propia sexología, el colectivo asexual se ha encontrado y se encuentra con la incomprensión por parte de muchos profesionales que niegan la existencia de la asexualidad, obstaculizándose así la visibilidad de esta orientación sexual y negándose las  experiencias de personas que se viven de este modo. Para Martina, esto es fruto de la incomprensión acerca de la asexualidad, y de la falta de información al respecto por parte de algunos profesionales.  Tal como hemos comentado anteriormente, el concepto de asexualidad aún no está claro para muchas personas. 

Una de las cosas que hemos aprendido en clase de Martina, y que me resultan de mayor interés como sexóloga que soy, es que entender la asexualidad abre una perspectiva muy interesante y ofrece amplitud de recursos para el trabajo del deseo bajo en consulta no solamente con mujeres, hombres y personas no binarias asexuales sino como personas no asexuales (alosexuales), pues implica la exploración de estímulos inductores del deseo diferentes a las personas, que pareciera que desde la óptica alosexual hemos convertido casi en los únicos inductores del deseo… con las limitaciones que esto conlleva.

 Como primicia, y si quieres conocer más sobre el tema, en estos días sale el libro Gay Sex, de Gabriel Martín, en el que Martina colabora hablando sobre asexualidad en uno de sus capítulos. 

 Sin duda, con Martina aprendimos muchísimo y nos regaló muchos recursos, ideas y reflexiones que sin duda van a contribuir a hacer que nuestro alumnado sea el mejor preparado dentro de las venideras generaciones de sexólogues. Si quieres formar parte, aun puedes solicitar la admisión para nuestro curso que viene en cualquiera de nuestros másteres. Pregúntanos. 

Algunos recursos de interés:

Photo ©Fanny Renaud  

Si te ha gustado, comparte esta información:

Categorías y etiquetas de este artículo: /