Pages Menu
TwitterRssFacebookInstagram
Categories Menu

Posted on 4 febrero 2016

Las parejas mayores también van a la sexóloga

Las parejas mayores también van a la sexóloga

Las parejas mayores, aunque no han sido hasta ahora el perfil habitual de clientes o pacientes en las consultas de sexología, empiezan a ser cada vez más frecuentes como demandantes de ayuda para sus problemas en el ámbito erótico y relacional.

Esto significa que el discurso de que la satisfacción sexual y de pareja no tiene por qué ser algo exclusivo de la juventud o madurez, se va interiorizando y quienes, por encima de los 60, tienen dificultades empiezan a valorar el buscar ayuda profesional. Y no como antes, que simplemente se asumía como normal y se dejaba estar (no sin malestar, pero sí con resignación).

parejas_mayores_sexologa (2)Esto es positivo, pero nos plantea nuevos retos a las y los profesionales de la sexología. Porque supone enfrentarnos a nuevas realidades, dificultades, demandas y posibilidades que hombres y mujeres mayores traen consigo cuando vienen buscando ayuda.

Y aunque efectivamente la satisfacción erótica no tiene por qué finalizar con el fin de la juventud, la etapa de la vejez supone cambios diversos que suelen influir casi siempre complicando la consecución de esa satisfacción, y sin ayuda, orientación o apoyo para poder adaptar la vida erótica a esa nueva etapa, fácilmente puede tirarse la toalla y simplemente renunciar.

Y no solo me refiero a problemas derivados de los cambios físicos, hormonales, en la respuesta sexual, etc. que también. Sino a que, cuando las parejas envejecen, muchas veces es necesario volver a reinventar la relación, pues con la vejez, con la jubilación, muchas parejas se encuentran en unos nuevos roles en los que les resulta difícil manejarse y convivir de forma satisfactoria.

parejas_mayores_sexologa(3)Los profesionales de la sexología podemos aportar mucho ayudando a parejas a reencontrarse en esta nueva etapa de sus vidas. Y ya que todos y todas envejecemos, empezar a visibilizar la idea de satisfacción sexual y relacional en la vejez como algo posible sería algo más que conveniente.