Pages Menu
TwitterRssFacebookInstagram
Categories Menu

Posted on 11 noviembre 2016

Los jóvenes ¿también van a terapia sexual?

Los jóvenes ¿también van a terapia sexual?

Aunque no son los usuarios habituales de servicios de terapia sexual, la veintena es una etapa en la que muchos chicos y chicas tienen dificultades en sus relaciones, susceptibles de recibir orientación y asesoramiento sexológico.

Son obvios los motivos por los que estas chicas, chicos y parejas, entre los 20 y los 26 años, no llegan a ponerse en manos de profesionales de la sexología, aunque seguramente sería una gran ayuda: el coste de la intervención y las escasas posibilidades económicas para hacerle frente.

Pero ¿Qué tipo de dificultades tienen los jóvenes en su vida sexual?

Pues las dificultades suelen ser las mismas que en otras edades: preocupación por la eyaculación y la erección en los chicos, por el orgasmo y el placer en las chicas, dolor coital y vaginismo también en estas últimas.

No obstante, en la génesis y mantenimiento de estas dificultades, se encuentran algunos elementos típicos de la edad: miedo a no ser aceptados, una gran angustia y ansiedad ante las relaciones (coitales sobre todo), que se viven como una iniciación y con una exagerada expectativa, así como sensación de inexperiencia.

Esto último se ve reforzado por la disminución de los estándares de educación sexual en los últimos años de “recortes” en la educación sexual que se venía realizando en centros educativos, etc. Por primera vez en muchos años, los profesionales de la sexología comprobamos con tristeza que, los jóvenes de ahora están más desinformados que los de hace años.

Ante este panorama, chicos y chicas quedan más expuestos a información en internet, revistas, etc. que muchas veces están reflejando una sexualidad irreal y repleta de marketing, y tal vez más dirigida a adultos sin tener en cuenta las peculiaridades y circunstancias de esta etapa.

En caso de buscar ayuda sexológica, estos usuarios y usuarias, hay que tener en cuenta algunos aspectos de cara a la intervención.

Se trata de parejas de corto recorrido, con relaciones poco consolidadas y con una alta tasa de abandonos del proceso terapéutico debidos a la ruptura de su relación.

Al tratarse de parejas jóvenes, el no contar con un lugar de intimidad (requerido para determinadas propuestas de mejora) dificulta también el avance y desarrollo en los procesos de terapia o asesoramiento sexológico.

Como conclusiones, poner en evidencia la necesidad de recuperar la educación sexual pérdida, pues su presencia (y ausencia) se hace notar. Y por otro lado, asumir que la juventud es una etapa en la que muchos chicos y muchas chicas necesitan asesoramiento sexológico, y hacer más accesibles servicios que cubran esta necesidad.

Imagen de portada © Thomas Leuthard by CC 2.0