Pages Menu
TwitterRssFacebookInstagram
Categories Menu

Posted on 20 noviembre 2015

¿Por qué no se me levanta?

¿Por qué no se me levanta?

La disfunción eréctil sigue siendo una demanda frecuente en las consultas de sexología. Hombres (por lo general jóvenes) y sus parejas acuden buscando soluciones ante las dificultades para conseguir y/o mantener erecciones en sus relaciones sexuales.

La forma en que esta insatisfacción llega hasta nosotros ha cambiado desde el comienzo de su medicalización, con la aparición y auge de fármacos como Viagra, Cialis, Levitra, etc.

Es obvio que la dificultad para conseguir o mantener una erección puede deberse a factores como problemas físicos o médicos. Pero en un porcentaje muy elevado de casos se trata de una dificultad funcional: hombres que pueden tener una erección sin problemas en algunas ocasiones, pero tienen dificultades para conseguirla o mantenerla en otras. Cuando ocurre esto, los motivos hay que buscarlos en la forma en que se están viviendo las relaciones sexuales, por lo general con angustia y un alto grado de exigencia. Cuando esto ocurre, simplemente la erección no puede tener lugar. Y lo peor de todo, las relaciones ni siquiera se disfrutan.

A pesar de ello, un gran número de hombres recurren a la medicación para solucionarlo, buscando apoyo y seguridad, pero ocurre que, cuando la angustia es elevada, los fármacos tienen acción limitada, sobre todo porque no hay pastillas que consigan cambiar el “chip” con el que muchos de estos hombres van a sus relaciones eróticas, en las que se continúan presionando (ellos mismos y a veces también sus parejas).

Es entonces, cuando la panacea farmacológica no da los frutos esperados, cuando se comienzan a valorar otras opciones, como la terapia sexual. Llegados a este punto, el grado de frustración es elevado, y también el grado de escepticismo ante las soluciones.

La terapia sexual en pareja, por sí sola, posee herramientas potentes para el trabajo de la disfunción eréctil que no está motivada por problemas físicos. En ocasiones, además, se puede valorar el trabajo sexológico combinado con el farmacológico (de forma puntual).

Por este motivo, ante dificultades de este tipo, puede resultar muy positivo valorar como una de las primeras opciones la terapia sexual, y sobre todo antes de que haya pasado mucho tiempo desde el inicio de las mismas.

Tanto en el Máster Oficial en Sexología de la UCJC, como en el Máster a distancia en Sexología de la UCJC, ofrecemos información sobre cómo abordar a través del trabajo sexológico la disfunción eréctil.  Si deseas trabajar como sexóloga o como sexólogo y ayudar a parejas con dificultades en su vida sexual, somos tu mejor opción formativa.