Pages Menu
TwitterRssFacebookInstagram
Categories Menu

Posted on 6 junio 2017

Derechos Sexuales y Reproductivos

Derechos Sexuales y Reproductivos

La Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) tiene nuevo presidente. Se trata de Guillermo González Antón, con un amplio currículum y bagaje que lo hacen idóneo para esta responsabilidad: médico, sexólogo, experto en Bioética de la Sexualidad Humana y además Profesor Doctor del Máster en Sexología de la UCJC, en sus dos modalidades (oficial y título propio).

Hemos querido preguntarle algunas cosas sobre su nueva responsabilidad presidiendo la FPFE, el estado de los Derechos Sexuales y Reproductivos en nuestro país, las necesidades y retos por conquistar…

No lo hemos tenido difícil, pues como compañero de equipo lo tenemos siempre cerca y además Guillermo siempre se muestra disponible a colaborar en cualquier cosa que le propones.

Ana Carmona Rubio: La FPFE tiene una larga trayectoria de trabajo por la salud sexual y los Derechos Sexuales y Reproductivos. ¿Qué objetivos se plantea para el futuro a corto y medio plazo?

Guillermo González Antón: Cierto que desde su fundación en 1987 la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE), perteneciente a la Internacional de Planificación Familiar (IPPF), tiene como objetico fundamental la defensa de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, haciendo especial énfasis en la población más vulnerable: mujeres, adolescentes y jóvenes , personas inmigrantes y en situaciones de exclusión social.
A corto plazo estamos intentando que los derechos  socialmente ganados, no sin oposición política, se mantengan y se incrementen. Sin mayor necesidad que exigir al gobierno de España que cumpla los Convenios Internacionales suscritos en materia de salud Sexual y Salud Reproductiva y desarrolle, implemente y financie definitivamente la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de Salud Sexual y Reproductiva  y de la  Interrupción Voluntaria del Embarazo, desarrollando para ello la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva que la misma ley propone. Ley que no ha sido ni casual ni accidental, sino una intencionalidad política y  estratégica, se conozca cómo y exclusivamente Ley del Aborto.
A medio y con visión de futuro estamos inmersos como ONG en defender la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde en sus objetivos 3,4 y 5 entran en juego temas relacionados con los Derechos Sexuales y Lo Derechos Reproductivos. Con un apoyo intermedio al plan Planificación Familiar 2020 cuyo objetivo es incrementar en 120 millones las mujeres que accedan a sistemas de Planificación Familiar modernos y eficaces.

Ana Carmona Rubio: ¿Qué tipo de actividades está desarrollando y va a desarrollar para lograr esos objetivos?

Guillermo González Antón: Las actividades y proyectos que realiza la FPFE, en colaboración con otras organizaciones de la sociedad civil, se basan fundamentalmente en la sensibilización social de la ciudadanía para que se empoderen en esa exigencia de defender sus derechos como forma de mejorar sus niveles de salud y su calidad de vida, el diálogo con las administraciones públicas y los responsables políticos para la mejora del acceso a la información y los servicios de salud sexual y reproductiva, y la atención a la población en mayor situación de vulnerabilidad

Ana Carmona Rubio: Como presidente de la FPFE, ¿cómo ve el panorama de la educación sexual en España en la actualidad?

Guillermo González Antón: La Educación Sexual, por más que resulte una expresión manida y reiterada hasta el cansancio, es la “asignatura pendiente” histórica en la Educación Integral. Tras unos esperanzadores inicios en los momentos históricos de la transición política de nuestro país, tras los esfuerzos de una sociedad civil sensibilizada y con gran ilusión por entrar en  una democracia real donde la Educación fuese un pilar fundamental de esta recién recuperada libertad, vuelve ahora a intentar ser ocultada, diluida y no considerada por una nueva ola de conservadurismo, con tintes enormemente sectarios ultra católicos. Hemos vuelto a la Educación Sexual de la urgencia ante algunos problemas ocasionados por la vivencia de un reduccionismo de lo sexual a lo genital: Embarazos No Planificados, Infecciones de Transmisión sexual. Problemas a los que actualmente debemos añadir la Violencia de Género y los Abusos Sexuales, especialmente a menores. De nuevo la Sexualidad situada en la patología, la delincuencia y lo más escabroso y morboso de sus dimensiones.
Se han mostrado insuficientes las fundamentaciones sanitarias y morales para defender la Educación Sexual. Ni los  Derechos Sexuales son un eficaz argumento para su defensa, viendo como son desconocidos y olvidados. La Educación Sexual debe ser defendida desde el intrínseco valor que tiene conocer y cultivar una dimensión propia del desarrollo personal y autónomo de las personas. Somos seres sexuados y la sexualidad puede y debe ser objeto de aprendizaje y cultivo

Ana Carmona Rubio: Pareciera que por el hecho de haber derechos, ya están asegurados ¿Ocurre así en el plano de la Salud Sexual y Reproductiva en nuestro país?

Guillermo González Antón: Decir que no hemos avanzado seria excesivamente pesimista, pero en la misma pregunta podría leerse entre líneas que  quien  la formula también alberga dudas de que así sea. Creo que los Derechos Reproductivos están mejor garantizados, pero fundamentalmente haciendo alusión a los índices de salud materno-infantil, que en nuestro país son de los mejores, sino los mejores, del mundo. Otra cosa bien distinta es el derecho al acceso a unos servicios y atención en anticoncepción, Interrupción Voluntaria del Embarazo y Técnicas de Reproducción asistida, existe una gran inequidad dentro del estado  incluso dentro de las Comunidades Autónomas.
Los Derechos  Sexuales y los Derechos Reproductivos existen y son parte inseparable de los Derechos Humanos, pero no son conocidos por una gran parte de la ciudadanía y, por supuesto, no son exigidos de la misma forma que otros Derechos Civiles y fundamentales. Las personas usuarias de servicios de Salud, así como quienes se incorporan al sistema educativo,  consideran estos Derechos un tanto “frívolos” por lo que mantienen un nivel de pudor excesivo que les impide su exigencia y reivindicación. Estos Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, que si bien mantienen una íntima relación son diferentes, son grandes herramientas para plantear en grandes foros de debate Nacional e Internacional, exigirlos y perseguir a los Estados que no los desarrollen e implementen, pero en el día a día y para la resolución de los problemas cotidianos con los que se enfrenta la ciudadanía, fundamentalmente las mujeres, no resultan un argumento de fácil uso y se muestran muy poco o nada resolutivos.

 

Sin duda queda mucho por hacer para que los Derechos Sexuales y Reproductivos sean una realidad accesible. Y que personas como Guillermo se encuentren trabajando en este objetivo, es sin duda una excelente noticia.

Imagen © Autumn Goodman